El Cabello

El cabello, una parte tan esencial de nuestra personalidad, es sólo la zona visible de algo más complejo: el sistema capilar. El tallo de un cabello se compone de células queratinizadas muy compactas y está formado por tres capas concéntricas:

  • La médula: parte central, formada por células redondeadas y separadas por burbujas de agua. 
  • El córtex: parte intermedia, constituyendo el 90% del tallo. El interior de sus células contiene filamentos de queratina (principal componente del cabello) y gránulos de melanina, que le otorga su color. Esta capa es flexible y proporciona elasticidad al cabello.
  • La cutícula: parte externa, compuesta por células superpuestas como escamas en un pez. Su función es proteger el córtex. Está expuesta a agresiones externas tales como el frío, el sol o la contaminación.

El cabello se forma en los folículos pilosos, dentro de la dermis de nuestro cuero cabelludo. En la base de cada uno de ellos se encuentra una resistente papila, la raíz. Si se arranca un cabello, crece otro en su lugar.

El pelo asentado en la papila extrae grasa de las glándulas sebáceas que crecen a los lados del folículo y es la encargada de dar brillo al cabello. Cada cabello se nutre mediante la sangre de pequeños vasos capilares que rodean el bulbo; nace, crece y muere siguiendo un ciclo independiente de los otros folículos pilosos. Por tanto, como en todo momento cohabitan cabellos de distinta edad, se produce una renovación completa de nuestra cabellera casi sin que nos demos cuenta. El ciclo de un cabello transcurre en tres fases: 

  • La fase anágena o de crecimiento corresponde al proceso de construcción y crecimiento del cabello. Su duración aproximada es de 3 a 7 años y el 80% de la cabellera de un adulto está en esta fase.
  • La fase catágena o de transición es el período donde las células cesan su actividad en el bulbo. Dura alrededor de tres semanas y el 1% de la cabellera se encuentra en esta fase.
  • La fase telógena o de caída es cuando el cabello muerto es desalojado del folículo y cae dando paso a un nuevo cabello. Su duración es de tres meses aproximadamente y el 19 % de la cabellera se encuentra en esta fase.

El número de folículos pilosos se adquiere al nacer. El cabello es un buen indicador de la salud del organismo. Para mantenerlo sano, igual que con el resto del organismo, son necesarias:

  • alimentación adecuada
  • higiene cuidadosa

Al tener su propio ciclo de vida y alimentarse de nuestra sangre, el cabello forma parte de nosotros y por tanto todo aquello que nos afecte repercutirá en su estado.

¿Preguntas? Haz click aquí