Cómo prevenir la caída del cabello

Oímos a menudo sobre las distintas soluciones a la caída del pelo. Tratamientos, productos, pastillas, injertos, cirugía… Cada caso es distinto y se soluciona de forma distinta. Lo único que tienen en común es que todos requieren mucho esfuerzo, dedicación diaria, tiempo y dinero. Hoy en día existen soluciones efectivas y siempre es mejor implementar una solución tarde que nunca. No obstante, ¿y si pudiéramos prevenir el problema? ¿Has oído alguna vez que más vale prevenir que curar? En el caso del cabello, es muy cierto.

Prevenir la caída del cabello

Cuidar el cabello de forma adecuada no quita más tiempo diario que otras actividades preventivas como lavarnos los dientes o ponernos crema en el cuerpo.

¿Qué ocurre cuando no nos lavamos los dientes de forma regular?

Que los problemas resultan mucho más costos que la prevención. Lavarse los dientes cada día no cuesta nada cuando lo uno lo incluye en su rutina. Sin embargo, solventar una caries requiere visitas al dentista, tiempo, dinero y dolor. Lo mismo ocurre con el cabello. El cuidado diario es fundamental para tener un cuero cabelludo sano y evitar la caída.

¿Sabías que el 90% de los problemas de alopecia pueden evitarse si se cogen a tiempo?

Claro que hay muchos factores que influyen en el tipo o el grado de alopecia, pero el secreto mejor guardado es que por muchos factores que haya no hay nada mejor para combatirlos que el cuidado diario. Seguro que has oído alguna vez a un dentista decirle a alguien que es propenso a caries. La comida, el clima, el estrés y los factores genéticos juegan un papel en cada caries, así como en cada caso de alopecia. Pero cuanto más dediquemos a la prevención, menor será el problema.

Para prevenir la caída hay que conseguir un cuero cabelludo sano y estable, donde los cabellos crezcan sin obstrucción. Para ello, hay que lavarse la cabeza cada día, frotando con la yema de los dedos la piel del cuero cabelludo. No hay que caer en la trampa de lavar el tallo del pelo y olvidarse de la piel. La piel es al fin y al cabo donde todo se cuece. Además del lavado con un champú que no dañe el cuero cabelludo, es importante cepillarse de forma regular y sin miedo a perder pelo. Los cabellos que caigan durante el cepillado iban a caer de una forma o de otra. El cepillado mueve los cabellos desde la raíz y activa el riego sanguíneo permitiendo que los nutrientes lleguen sin problema. Incluso si no tienes problemas capilares, puedes prevenirlos con el cuidado adecuado diario.

Si te ha gustado esta publicación de prevenir la caída del cabello, también te podría interesar: Eres lo que comes