Blog

¿Practicas deporte? ¡Practica también el #carehair! 18 de April de 2017, 0 Commentarios

Más de dos millones de personas salen a correr cada día en España. Y otras tantas  practican a diario ciclismo, natación, senderismo, pádel...  Parece que hemos integrado la práctica del deporte en nuestra vida. Lo estamos viendo en los anuncios de la tele y nos lo cuentan los youtubers. Cuidarse mola. ¿Pero lo estamos haciendo bien?

A mí me encantaría llegar a los cuarenta con la piel radiante y tremendo pelazo, y reconozco que no cuido ni una cosa ni la otra cuando salgo a correr o voy al gimnasio. Y claro está, mi piel y mi pelo sufren con el sudor, con los cambios de temperatura y con la falta de hidratación.

Así que me he puesto manos a la obra y he preguntado a una de las que más saben, Miriam Garcia @GoMiriam, coach e influencer Deportiva, triatleta, runner, y un montón de cosas más, todas compatibles con una melena envidiable. Os animo a que entréis en su Instagram y os pongáis verdes de envidia.

Fotografía @go_miriam

 

Miriam, ¿cómo debo llevar el pelo para practicar deporte?

Cuando realizamos ejercicio físico sudamos (obvio), y nuestro sudor contiene ácidos y sales que pueden resecar el cabello dejándolo sin brillo, y sucio. Así que lo más práctico que puedes hacer es recogerte en pelo en una coleta o moño que no quede muy tirante para respetar nuestro cuero cabelludo (que es muy sensible), y sobre todo prevenir la caída del pelo y daño en nuestro folículo piloso. Olvídate de la clásica coleta o moño de bailarina muy tirante, tu cabello te lo agradecerá.

Eso sí, nunca lo hagas con el cabello mojado o húmedo, y tira hoy mismo todos los coleteros que tengas de cierre metálico, que rompen el cabello. Cuanto más suave sea tu coletero, mejor. Y si piensas que no va a estar bien sujeto, ayúdate de horquillas.

Entre descansos en el deporte, por ejemplo entre clase y clase, dale un respiro a tu pelo y sacude tu melena, así conseguirás evaporar un poco el sudor y te sentirás más cómoda cuando vuelvas a recogerlo para seguir con tus series.

Fotografía @go_miriam

 

¿Debo protegerlo con algún aceite o crema mientras practico deporte?

Si, por favor, ¡es muy recomendable! Recomendable! Antes por desconocimiento no lo hacía pero desde que conocí a Sandra Vivancos, dueña de Henna Morena (http://www.hennamorena.com), mi rutina diaria en cuanto al cabello ha cambiado.

Al practicar tantísimo deporte, a veces durante muchas horas cuando hago triatlón y con mucha sudor a diario en mis sesiones de entrenamiento, mi pelo sufre muchísimo, acaba casi sin vida, con muchos enredos, a veces graso, es realmente desesperante.

Al hacer ejercicio a diario, el sudor y los residuos de toxinas ambientales, endógenas y exógenas (de utilizar productos capilares que las contengan), suelen acumularse en el cabello y cuero cabelludo, así que mi consejo es que cuides especialmente su higiene y limpieza.

Antes de comenzar el ejercicio se puede utilizar una pequeña cantidad de mascarilla, eso sí, muy pequeña, para que el cabello se vaya humectando, es decir evitar que retenga más humedad y así, después del ejercicio, una pequeña cantidad de champú ya será necesario para limpiarlo.

El serum Mediterráneo con Silicio de henna morena® tiene unas excelentes acciones preventivas para evitar la acumulación de sudor en el cabello, debido principalmente a su contenido en aceite vegetales de oliva y de semilla de uva, que junto con la manteca de karité ejercerán un efecto hidrofóbico sobre el sudor impidiendo el depósito de sales y toxinas en el cabello.

Es fenomenal para antes del ejercicio –tu pelo sufre con el recogido – y para después, porque te aporta silicio de una forma fácilmente asimilable y miel.

¿Y si lo mío es la natación?

Fotografía @go_miriam

 

Si tienes una melena larga, lo mejor que puedes hacer es utilizar un gorro de silicona, pues al no pegarse tanto a tu cabello y ser más suaves al tacto, lo dañan menos y son más fáciles de poner y quitar. Tanto si utilizas un gorro de silicona como de látex, te recomiendo que extiendas un poco de aceite de argán, coco u oliva en tu cuero cabelludo. Creará una capa impermeable en tu cabello que lo protegerá del cloro de la piscina, y además te resultará mucho más fácil ponerte y quitarte el gorro (si, son incomodísimos).

Cuando salgas de la piscina, es indispensable que te laves muy bien el cabello para eliminar cualquier resto de cloro, que es uno de los grandes enemigos de nuestras fibras capilares.

 

¿Con que frecuencia te lavas el pelo? ¿Es necesario que me lo lave siempre, incluso si practico deporte todos los días?

Me lo lavo casi a diario pero porque es inevitable por mi trabajo. Aunque lo que hago es que cuando acabo de mis entrenos tarde y los empiezo temprano al día siguiente, me pongo una mascarilla y lo dejo recogido.

Si realmente es inevitable el lavado del cabello con champú a diario, aún utilizado productos poco agresivos, la acción de las mascarillas es primordial. Su elevado contenido en aceites vegetales consigue recuperar al cabello de las agresiones diarias, debido a sus acciones suavizantes, lubricantes e hidratantes.

 


7 consejos para prevenir la caída 29 de July de 2016, 1 Commentario

 

  1. Alimentación Una alimentación variada es la mejor forma de prevenir tanto la pérdida de pelo como muchos otros problemas. Frutas, verduras y una dieta rica en hierro y Vitamina C son la mejor combinación. Acuérdate de nosotros la próxima vez que te comas esa naranja matutina.
  2. Cepillado El cepillado no tiene sólo una función estética. Hay que cepillar sin miedo y en todas las direcciones. Un cepillado bien hecho elimina impurezas, previene obstrucción y activa el riego sanguíneo. Cepíllate el cuero cabelludo, no sólo el tallo del cabello.
  3. Deporte Nunca está de más recordarlo: el deporte de forma regular ayuda a liberar toxinas, reduce nuestros niveles de estrés y mejora el sistema cardiovascular. Recuerda que la sangre es la portadora del oxígeno y los nutrientes que tu cabello necesita.
  4. Lavado No nos cansamos de repetir que hay que lavarse la cabeza a menudo y sin miedo. La mejor forma de proteger el cabello de daños no es reducir la frecuencia del lavado sino usar un champú suave de uso diario. Usa las yemas de tus dedos cabeza abajo y frótate el cuero cabelludo sin miedo.
  5. Tratamientos Sí que existen. Los tratamientos capilares no son sólo para aquellos que quieren luchar contra la alopecia, sino también para los que la quieren prevenir. La prevención es infinitamente menos costosa y más efectiva. Los mejores centros capilares ofrecen tratamientos preventivos. Ya sabes lo que dicen: más vale prevenir que curar.
  6. Sol El sol es la fuente de energía de toda la vida en la Tierra y los humanos no somos una excepción. La Vitamina D, los rayos UVA y los rayos infrarrojos aportan incontables beneficios para nuestro cabello. A veces es tan fácil como quitarse el gorro o cruzar la calle para caminar por la acera soleada. No te quemes, pero toma el sol.
  7. Sueño Este es uno de los campos menos estudiados. Nadie sabe a ciencia cierta porqué dormir bien y dormir suficiente tiene tantos beneficios. Mejor dicho, dormir mal o poco es muy perjudicial. No nos importa el porqué, nos importa tener un cabello fuerte y sano. Así que deja de leer y vete a dormir.

Para quién son los mircoinjertos 08 de July de 2016, 0 Commentarios

Todos hemos oído hablar de los trasplantes de cabello. Unos dicen que funcionan, otros que no, otros que depende del cirujano o de la técnica… Lo cierto es que muchos hablan por hablar y otros tantos generalizan sin saber. Vamos a intentar aclarar algunas de las preguntas más frecuentes sobre los trasplantes, empezando por la primera: ¿funcionan?. Rotundamente sí.

Ahora bien: ¿solucionan cualquier tipo de alopecia en cualquier persona? Rotundamente no. Hay que entender que la pérdida de cabello es uno de los síntomas de un problema más profundo. Por ejemplo, la fiebre es un síntoma de un resfriado, pero el problema es el resfriado. Por supuesto, lo que nos suele molestar más son los síntomas, y para eso están: para alertarnos de que hay un problema que hay que solucionar. Pero del mismo modo que no tomamos medicamentos de forma aleatoria para curar una enfermedad, no debemos hacernos un trasplante capilar sin saber si es la solución correcta o el mejor momento para hacerlo.

¿El truco? Ponerse en manos de un profesional que pueda aconsejar si el trasplante es el paso adecuado. Por desgracia, la gran mayoría de especialistas ofrecen trasplantes como si fueran camisetas. El error está en pensar que el paciente es capaz de auto-diagnosticarse. Un buen profesional no sólo sabe determinar si un trasplante es adecuado, sino que también es capaz de aconsejar el tipo de trasplante y en qué momento hacerlo. A veces es mejor esperar, otras ni siquiera hace falta cirugía. Cada caso es distinto. Es natural que nos preocupe la caída de cabello, pero decidir el camino a seguir para solucionarla es algo mucho más complejo que ir de compras.


Células madre y tu cabello 20 de May de 2016, 0 Commentarios

Recientemente, oímos mucho sobre las células madre y su poder reparador. Contienen nuestra información genética, pueden replicarse a sí mismas y no están especializadas, lo cual les permite especializarse en función del entorno en el que estén, reparando así tejidos y despertando actividad a su alrededor. ¿Qué usos se dan en la actualidad? ¿Son tan potentes como parecen?

En la teoría, sí, podrían hasta generar un nuevo órgano por completo. En la práctica, todavía no. Pero lo que nos interesa saber hoy es: ¿pueden curar la alopecia? De nuevo, en teoría, sí. En la práctica, depende del tipo de alopecia y del tipo de tratamiento y cultivo de células madre que se utilice. Hoy en día, no existe una fórmula mágica universal que haga aparecer un folículo donde no lo hay. Pero sí existen formas en las que las células madre pueden mejorar el estado de una alopecia de forma significativa.

Hay dos tipos de células madre: las embrionarias y las adultas. Existen también otros tipos de células específicas de más fácil acceso que pueden tener efectos similares. La terapia en el cuero cabelludo consiste en tres pasos. Primero, se extraen células como en una biopsia. De dónde se extraen depende del tipo de tratamiento. Segundo, se cultivan en un laboratorio. Esta fase es fundamental para la preparación. Tercero, se inyectan directamente en el cuero cabelludo. Los resultados son medibles en pocas semanas.

En un futuro no muy lejano, la terapia de células madre podría suplantar varios tipos de cirugía capilar como el microinjerto por técnica FUE y FUSS o FUT. Los beneficios son claros. En primer lugar, es una intervención que no requiere reemplazar un folículo por otro. Y, en segundo lugar, es mucho menos invasivo que el trasplante capilar tal como lo conocemos. No obstante, hoy en día los resultados varían mucho entre pacientes y sin embargo la efectividad del trasplante es indiscutible.

Algún día las células madre sean capaces de eliminar cualquier tipo de alopecia, no sólo la androgénica sino también la alopecia areata y otras enfermedades autoinmunes aunque no estén relacionadas con el cabello. Significará un antes y un después para millones de personas en todos los ámbitos médicos. Algunos las llaman “la penicilina del siglo XXI”.


Qué son las células madre 13 de May de 2016, 2 Commentarios

Células madre

Las células madre son un tipo de células presentes en todos los animales. En realidad, los vegetales también tienen células madre, pero operan de forma diferente. ¿Por qué nos conciernen? Por que son una parte tan crucial de nuestro organismo para todos nosotros, sin excepción. ¿Qué las hace tan importantes? Que no son especializadas.

Todos los otros tipos de células que componen nuestro cuerpo tienen una función específica, desde la composición o el funcionamiento de los sistemas cardiovascular, nervioso, digestivo...hasta la producción de hormonas, glóbulos rojos... pasando por las tan conocidas células cerebrales: las neuronas. Las células madre no tienen una función específica como las neuronas o los otros tipos de células y ello les permite generar células que sí están especializadas. Tal como lo lees, las células madre son capaces de crear neuronas y cualquier otro tipo de célula de nuestro cuerpo. De ahí el nombre. Y de ahí su poder reparador.

Además de dar paso a células específicas, las células madre son capaces de replicarse a sí mismas. Y cada una de ellas contiene nuestra información genética. De ahí que los embriones humanos crezcan a tanta velocidad. En pocas semanas, los embriones pasan de un óvulo fecundado a un organismo complejo con millones de células especializadas. ¿Te suena? De hecho, el cordón umbilical de los bebés suele congelarse y guardarse por si en un futuro resulta necesario su uso médico, precisamente por el poder reparador de las células madre presentes.

En la actualidad, distintos campos médicos están haciendo uso de las células madre para reparar tejidos dañados y curar enfermedades complejas. Al ser un campo de investigación reciente, cada mes hay nuevos estudios y nuevas aplicaciones en las que las células madre pueden mejorar la vida de los pacientes. Pero estamos viendo sólo la punta del iceberg. En pocos años, las células madre van a revolucionar por completo la medicina, permitiendo: curar enfermedades que hoy en día no tienen cura, reemplazar tratamientos existentes por otros menos invasivos y de menos riesgo, y reemplazar partes del cuerpo dañadas o inexistentes por otras completamente funcionales con el mismo código genético. El futuro está llegando. Démosle una calurosa bienvenida.


El lavado diario 11 de March de 2016, 0 Commentarios

El lavado diario

¿Cada cuánto es recomendable que nos lavemos la cabeza? Nos lo preguntamos mil veces y nunca obtenemos una respuesta clara. El peluquero nos dice una cosa, en el trabajo nos dicen otra y luego en la tele otra distinta. ¿Es una vez por semana suficiente? ¿Dos? ¿Tres? ¿Es mejor menos veces pero con un mejor champú? ¿O es mejor más veces pero sin frotar muy fuerte para no dañar el cabello? Lo cierto es que muy pocos tienen razón. A continuación distinguiremos entre los mitos y la realidad.

Lavarse la cabeza cada día es lo mejor para nuestro cuero cabelludo. Es como ducharse. Hace siglos se pensaba que las duchas diarias eran perjudiciales. Todo lo contrario. Ahora sabemos que la ducha forma parte del cuidado diario adecuado. ¿Qué diferencia hay entre la piel de la cabeza y la del resto del cuerpo? Ninguna. Si no nos duchamos un día, no pasa nada. Pero si nos ducháramos una vez por semana como norma, aparecerían los problemas. Esto es exactamente lo que ocurre con el cabello. Dañamos nuestro propio cuero cabelludo si no lo cuidamos de forma regular.

 Sí, tal como lo lees. Si no te has lavado la cabeza en un par de días, deja de leer y ves a lavártela. Pero antes, asegúrate de que no usas un champú agresivo. Si nos lavamos la cabeza con poca frecuencia, tendremos que sacar más suciedad. Eso lleva a algunos a comprar champús agresivos que consiguen sacar la suciedad, pero acaban dañando nuestro pelo. Lo mejor es usar un champú de uso diario que limpie sin dañar el pelo o la piel. Otros productos pueden usarse con menos frecuencia, como los productos de tratamiento capilar, o los suavizantes, mascarillas y acondicionadores. Pero el champú es el champú. Encuentra uno poco agresivo y úsalo a menudo.

¿Y si el champú es demasiado suave? ¿Se pueden alternar champús agresivos de vez en cuando? Claramente no. Por supuesto, hay muchos tipos de champús y cada cuero cabelludo es un mundo. A unos les irá mejor un champú que otro. Pero no podemos caer en la trampa de reemplazar un buen lavado por un champú agresivo. Para lavar bien el cuero cabelludo hay que frotar con fuerza, usando las yemas de los dedos. Nuestra cabeza no es una sartén y la ducha no es un anuncio de lavaplatos. Frotar con la yema de los dedos no es un signo de que estamos usando un champú erróneo. Todo lo contrario. Usemos el champú que usemos, si no frotamos estamos fomentando la obstrucción de los folículos pilosos.

Así que ya sabes. Lávate la cabeza a menudo, frota sin miedo y usa un champú diario, tal como haces con el resto de tu cuerpo.


La importancia del deporte 26 de February de 2016, 0 Commentarios

SANIGER-deporte

Estamos hartos de oír lo bueno que es el deporte. “Es bueno para todo” nos dicen. En lugar de incitarnos a hacer deporte, a menudo estas afirmaciones tan generales nos echan para atrás. Peor aún, leer largos estudios sobre la regeneración neuronal o escuchar sermones de nuestro médico de cabecera sobre el porcentaje de grasa de nuestro cuerpo sólo aumenta el estrés y la culpabilidad. ¿Cómo solucionarlo? Fácil: recordando los beneficios concretos del deporte que tienen un impacto directo en nuestra vida cotidiana.

Hacer deporte de forma regular mejora nuestro sistema cardíaco y oxigena el riego sanguíneo. Por supuesto, como ya sabemos, eso reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Pero el riego sanguíneo es también el portador de los nutrientes que tu pelo necesita. Sí, tal como lo lees. El deporte regular es una de las respuestas a cómo fortalecer el cabello. Esto no significa que cuanto más deporte hagamos, más sano crezca nuestro cabello. Veinte minutos al día, tres veces por semana es suficiente para no condicionar el crecimiento capilar. No hace falta más, pero es fundamental.

Además, todo deporte es bueno para la piel. Ayuda a liberar toxinas, oxigena y rejuvenece incluso las capas más superficiales de la piel. Éste es un beneficio particularmente importante porque nuestro cabello nace de nuestro cuero cabelludo, que es, al fin y al cabo, piel. ¿Sabías que los pelos tienen raíces? La raíz no es visible ya que se encuentra dentro de la piel. Pero resulta ser la parte más importante de cada folículo. El deporte mejora la salud de la piel. Y si cuidamos la piel, cuidamos el cabello. Así de fácil.

Por último, el deporte reduce nuestros niveles de cortisol. En personas con altos niveles de estrés, es casi obligatorio dedicar tiempo a actividades físicas. De lo contrario, todo el cuerpo se resiente, incluyendo el sistema inmunitario y por supuesto el cabello. Cualquier especialista en pelo sabe que no hay nada mejor para fortalecer el cabello y prevenir alopecia que las rutinas que reducen el estrés, como el deporte.


Cómo prevenir la caída del cabello 12 de February de 2016, 0 Commentarios

Oímos a menudo sobre las distintas soluciones a la caída del pelo. Tratamientos, productos, pastillas, injertos, cirugía... Cada caso es distinto y se soluciona de forma distinta. Lo único que tienen en común es que todos requieren mucho esfuerzo, dedicación diaria, tiempo y dinero. Hoy en día existen soluciones efectivas y siempre es mejor implementar una solución tarde que nunca. No obstante, ¿y si pudiéramos prevenir el problema? ¿Has oído alguna vez que más vale prevenir que curar? En el caso del cabello, es muy cierto.

Cuidar el cabello de forma adecuada no quita más tiempo diario que otras actividades preventivas como lavarnos los dientes o ponernos crema en el cuerpo. ¿Qué ocurre cuando no nos lavamos los dientes de forma regular? Que los problemas resultan mucho más costos que la prevención. Lavarse los dientes cada día no cuesta nada cuando lo uno lo incluye en su rutina. Sin embargo, solventar una caries requiere visitas al dentista, tiempo, dinero y dolor. Lo mismo ocurre con el cabello. El cuidado diario es fundamental para tener un cuero cabelludo sano y evitar la caída.

¿Sabías que el 90% de los problemas de alopecia pueden evitarse si se cogen a tiempo? Claro que hay muchos factores que influyen en el tipo o el grado de alopecia, pero el secreto mejor guardado es que por muchos factores que haya no hay nada mejor para combatirlos que el cuidado diario. Seguro que has oído alguna vez a un dentista decirle a alguien que es propenso a caries. La comida, el clima, el estrés y los factores genéticos juegan un papel en cada caries, así como en cada caso de alopecia. Pero cuanto más dediquemos a la prevención, menor será el problema.

Para prevenir la caída hay que conseguir un cuero cabelludo sano y estable, donde los cabellos crezcan sin obstrucción. Para ello, hay que lavarse la cabeza cada día, frotando con la yema de los dedos la piel del cuero cabelludo. No hay que caer en la trampa de lavar el tallo del pelo y olvidarse de la piel. La piel es al fin y al cabo donde todo se cuece. Además del lavado con un champú que no dañe el cuero cabelludo, es importante cepillarse de forma regular y sin miedo a perder pelo. Los cabellos que caigan durante el cepillado iban a caer de una forma o de otra. El cepillado mueve los cabellos desde la raíz y activa el riego sanguíneo permitiendo que los nutrientes lleguen sin problema. Incluso si no tienes problemas capilares, puedes prevenirlos con el cuidado adecuado diario.


Yoga, tu cabello y tú 29 de January de 2016, 1 Commentario

Sí, tal como lo lees. El Yoga es una fuente de energía para todas las partes de tu cuerpo, y eso incluye tu cabello. Hay tres motivos por los cuales hacer yoga mejora la salud de tu cabello de forma considerable.

Primero, al hacer yoga tu cuerpo libera toxinas. Incluso en los niveles de principiante, las posturas más básicas obligan a tu cuerpo a estirar músculos olvidados. La rutina diaria hace que sobrecarguemos unas partes de nuestro cuerpo y dejemos las otras atrofiadas. El ejemplo más claro es nuestra espalda: en el día a día usamos los músculos más grandes, pero nunca los pequeños. Aprender a despertar esas partes del cuerpo que han pasado meses o años dormidas no es difícil y sin embargo genera incontables beneficios. Al hacer yoga liberamos toxinas y dejamos que cada célula de nuestro cuerpo respire. El efecto físico es inmediato.

Segundo, el yoga no trata sólo de posturas físicas. Se trata de permitirte estar presente con tu cuerpo durante la sesión. ¿Alguna vez has puesto una película para olvidarte de los problemas de ese día? Todos lo hemos hecho. Ser indulgentes con nosotros mismos es un mecanismo natural y para ello no hay nada mejor que el yoga. Tus preocupaciones seguirán existiendo al acabar tu sesión. Durante ese rato, permítete estar presente con tu cuerpo. A corto plazo, reducirás tus niveles de cortisol que son los que indican tu nivel de estrés. Y a largo plazo, los estudios demuestran que generarás materia gris en tu cerebro, reduciendo no sólo el estrés sino tu capacidad de resolver problemas sin aumentar ese estrés. ¿Por qué hablamos del estrés? Simple: es uno de los factores más comunes de la pérdida de cabello.

Tercero, incluir el yoga en tu rutina te enseñará a alinear tu cuerpo y tu mente. Entender tu postura hará que estés a gusto con tu cuerpo, lo cual generará efectos positivos en cadena. Te incentivará a comer mejor, te dará confianza y seguridad para enfrentarte a los problemas diarios y, en consecuencia, dormirás mejor. Nuestro cabello es sensible a nuestras emociones y al estado de nuestro cuerpo. Dormir mal de forma crónica hace que nuestro cuerpo dedique las pocas energías que tiene a los órganos más importantes, lo cual debilita nuestro pelo. Al equilibrar tu cuerpo y tu mente dormirás mejor y tu pelo lo notará.


Eres lo que comes 15 de January de 2016, 0 Commentarios

¿Te has preguntado hasta qué punto lo que comes afecta a la salud de tu pelo? La respuesta: mucho más de lo que parece.

Visualiza esa planta que tienes junto a la ventana. ¿Recuerdas aquella vez que te olvidaste de regarla? Seguro que viste un efecto inmediato. La cantidad de agua y de exposición solar son los factores clave para su supervivencia. Es simple: sin agua la planta no sobrevive. Pero hay otros factores que a veces nos pasan desapercibidos y que hacen que la planta crezca fuerte y saludable, con color y energía. Por ejemplo, el grado de mineralización del agua que le echas puede no ser el adecuado. A menudo regamos nuestras plantas con el único objetivo de que sobrevivan, obviando los factores que las hacen vivir bien. Imagina que regaras tu planta con agua sucia durante un año. Probablemente la planta sobreviviría, pero tendría un aspecto demacrado. Sus hojas estarían débiles, perderían fuerza y color.

Lo mismo ocurre con nuestra alimentación. El razonamiento es también simple: sin comida no sobrevivimos. Comer es el factor clave para la supervivencia. Sales del trabajo, ha sido un día duro y no te apetece cocinar. Comerte un trozo de pizza resuelve el problema ese día. ¿Y si lo hicieras durante un año? Igual que la planta, probablemente sobrevivirías. Sin embargo, tu cuerpo cambiaría de forma, tu piel tendría un aspecto demacrado y tu cabello perdería fuerza, brillo y densidad.

Cada vez que comes tienes que pensar en esa planta. Lo que comas un día no hará que ganes o pierdas cabello. Pero un día tras otro, tras otro, tras otro... lo que afecta a tu cabello es la dinámica en la que escoges entrar. Una dieta equilibrada aporta a tu cabello los nutrientes que necesita para crecer fuerte, sano, suave, voluminoso y brillante. Hay cosas que no podemos controlar, pero lo que injerimos no es una de ellas. La era de la información pone la ciencia al alcance de todos. No te quejes. Supera tus miedos. Encuentra la vida equilibrada que te mereces. Coge el toro pos los cuernos. Eres lo que comes.